Más allá del atardecer.

Creemos en la energía solar, nos apasiona y la amamos… pero a menudo nos resulta difícil imaginar un futuro resplandeciente para un sector, hoy en día extremadamente dependiente de las políticas de apoyo de unos gobiernos que deben equilibrar economía, seguridad de suministro y medioambiente, mientras intentan sobrevivir a los intereses de los grandes grupos energéticos tradicionales que obviamente  no quieren ceder su reinado.  En esta tarea está la humanidad … intentando demostrar que el término Desarrollo Sostenible que acuñó por primera vez el informe Brundtland en el año 1987, y que posteriormente asumió la declaración de Rio sobre el Medioambiente y el Desarrollo del año 1992, puede convertirse en una realidad más allá de ser un perfecto y perenne objetivo.

¿Qué futuro le espera a la energía solar? ¿Cómo evolucionará el sector en la próxima década? ¿Cuáles serán los principales segmentos de mercado? Para responder a estas preguntas quiero compartir con todos vosotros un excelente artículo que he tenido la oportunidad de leer y que de una manera ágil y perfectamente estructurada nos responde algunas de estas preguntas y nos detalla los principales retos a los que deberán enfrentarse en los próximos años, todas aquellas empresas del sector solar que quieran posicionarse en un brillante futuro.

 

Más llá del atardecer

El artículo titulado Darkest before dawn ( Oscuridad antes del amanecer) ha sido publicado por la reputada empresa de consultoría Mckinsey & Company, y escrito por Krister Aanesen, Stefan Heck y Dickon Pinner.

Los autores analizan la evolución de un mercado, que en menos de una década ha convertido una industria incipiente y centralizada en Alemania, en un negocio global de más de 100 billones de dólares anuales y con 65 GW de potencia instalados en todo el mundo a finales del 2011 y concluyen que a pesar de que las subvenciones o políticas de apoyo a la industria solar tenderán a desaparecer, los fabricantes doblarán su capacidad de producción en los próximos 3 a 5 años, con unos costes que se reducirán a un ritmo de un 10% anual mientras los precios seguirán cayendo hasta conseguir un precio de 1$/Wp para un sistema residencial completamente instalado. Con todo esto se espera un incremento de la capacidad mundial instalada del orden de 400 a 600 GW hasta el año 2020, pudiéndose incluso incrementar hasta los 1.000 GW en el caso de que principalmente se consiga facilitar el acceso a la financiación.

Desde luego un panorama alentador que contrasta con el atardecer que se empieza a vivir en ciertos países europeos donde la dificultad de acceso a la financiación y la necesidad de reducción del déficit público está llevando a algunos gobiernos a abandonar la senda de las energía renovables.

En este nuevo escenario planteado por los autores del artículo, el nuevo mercado se articulará, de un lado, alrededor de los grandes proyectos de generación que competirán en los mercados mayoristas de electricidad desplazando a otras tecnologías de generación como pueden ser la nuclear, los ciclos combinados de gas natural y carbón, y de otro lado, alrededor de la generación distribuida y autoconsumo, compitiendo la fotovoltaica con los mercados minoristas de venta de electricidad o sustituyendo a grupos de generación diesel en zonas con infraestructuras de distribución muy limitadas.

Si señores, esto es posible y prueba de ello son algunas primeras experiencias relevantes que se están barajando en algunos mercados.  Sin ir más lejos en España ya están planteando  los primeros macro-proyectos que competirán directamente en el mercado de generación ordinario, proyectos de 400, 287 y 250 MW respectivamente que venderán la energía a un precio aproximado de 60 €/MWh.

Y en cuanto a la generación distribuida países como USA, Australia, Dinamarca y Canadá entre otros, han sido pioneros en el netmetering o balance neto, mientras en otros países la viabilidad económica de los proyectos de autoconsumo instantáneo  compitiendo con el precio minorista de electricidad es ya un realidad, véase nuestro post sobre la rentabilidad de los proyectos de autoconsumo.

Por todos estos motivos, hoy más que nunca vamos a sentirnos optimistas; la fotovoltaica no tiene freno por más que algunos gobiernos y empresas eléctricas se empeñen en escondernos debajo de la alfombra, más temprano que tarde vamos a ser un realidad universal, que acercará la electricidad a millones de personas en países en vías de desarrollo, y que reducirá considerablemente la factura eléctrica en el resto de países, en este sentido un reciente estudio del Germany’s Institute for Future Energy Systems concluía que la energía solar había conseguido reducir en un 10% el precio de la electricidad en el mercado de generación alemán (EPEX Exchange)

Por lo tanto os pido que cuando la incertidumbre y las sombras nos asalten, recordemos las palabras del  filósofo indio y premio Nobel de literatura Rabindranath Tagore ( 1861-1941) cuando nos decía que si lloramos por haber perdido el sol, las lágrimas no nos dejarán ver las estrellas.

Frederic Andreu

Acerca de Frederic Andreu

Hola, soy Frederic Andreu, Ingeniero Químico por el Instituto Químico de Sarriá (IQS) y post-grado en energías renovables por la Universidad Politécnica de Catalunya (UPC). Durante 10 años trabajé en Endesa Energia, primero gestionando grandes cuentas industriales y posteriormente cómo responsable de energía solar para España. Actualmente soy socio-fundador de SolarTradex y me apasiona desarrollar y compartir con todos vosotros este proyecto.